Nuestro carisma y espiritualidad

Carisma

Vivir a ejemplo de la Sagrada Familia, acogiendo la historia como sacramento de salvación, siendo agentes de comunión eclesial para preparar la venida del Reino de Dios a todos los hombres.

  • “Yahvé vuestro Dios, que marcha al frente de vosotros, combatirá por vosotros, como visteis que lo hizo en Egipto, y en el desierto, donde has visto que Yahvé tu Dios te lleva como un hombre lleva a su hijo, a lo largo de todo el camino que habéis recorrido hasta llegar a este lugar.”(Deut 1,30-31)
  • “…¿no habéis leído en el libro de Moisés, en lo de la zarza, cómo Dios le dijo: yo soy el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?(Mc 12,26)
  • ¡Mira que es bueno y da gusto que los hermanos convivan juntos! como ungüento fino en la cabeza, que va bajando por la barba, que baja por la barba de Aarón, hasta la orla de sus vestidos. (Salmo 133. 1-2)
  • La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma, nadie consideraba sus bienes como propios, sino que todo lo tenían ellos en común. (Hch 4,32)
  • “En esto conocerán todos que soy discípulos míos: si os tenéis amor los unos por los otros.” (Juan 13,35).

 

Espiritualidad

 

Prolongar la vida interior de la Santísima Virgen María, meditando en el corazón la Palabra de Dios (Lc 2, 19); pronunciando un «fíat» continuo (Lc 1,38) nos hacemos fecundas (Is 55, 10-11) en el amor para vivir la Voluntad de Dios en la tierra como en el cielo (Mt 6,10).